7 pasos para volver a construir y a soñar

7 pasos para volver a construir y a soñar

publicado en: Blog | 0

¿Volver a construir después de que las cosas se han derrumbado?, ¿empezar otra vez?

El post de hoy está escrito con toda mi ilusión puesta en que sientas en tu corazón la posibilidad de volver a soñar, aunque te hayan pasado muchas cosas o te haya pasado una cosa que te haya marcado. Comparto texto y video.

En el video encontrarás el resumen. Pero como sé que eres un curioso, una curiosa interesado/a en saber más para mejorar tu vida, te dejo el texto con mi toque personal. Disfrútalo, practícalo. Y si te gusta, ¡compártelo!

En este post encontrarás:
  • Mi experiencia personal
  • Aceptación de lo que ha pasado
  • Otras emociones que puedes estar sintiendo
  • Lo más importante, los pasos para volver a construir
  • Video Ay Haití

Se observa una persona recostada en el césped boca arriba y jugando con mariposas. Una invitación a volver a soñar

Hace poco escuché una frase que me encantó: “aprender a construir o a soñar nuevamente desde la realidad”. Y hoy quisiera hablar sobre esto.

Es válido tomar un cohete y volar hasta donde quieras. Simplemente, asegúrate de regresar y poner en marcha aquello que soñaste o visualizaste mientras viajabas.

¿Ya lo hiciste y no lo conseguiste?, ¿no viviste ese sueño que tanto querías?

¿Se te cayó ese sueño de las manos?

Siéntelo, es una pérdida

¿Qué tal si, primero, expresas lo que sientes y, si es posible, lo compartes con alguien?

Tienes derecho a sentirte así.

Perdónate

A continuación, cuando lo consideres, PERDÓNATE. Hiciste lo mejor que pudiste con las herramientas que tenías y que empleaste.

Perdónate. Ya no puedes volver atrás y dedicarle más tiempo a ese proyecto, ponerle más voluntad y compromiso, hablar con esa persona que debiste de convencer para que fuera tu socio, ya no puedes volver a esa ciudad y tomar esa oportunidad que te ofrecieron. Así que PERDÓNATE Y ACEPTA QUE LO HICISTE LO MEJOR QUE PUDISTE EN ESE MOMENTO, que tomaste las decisiones que consideraste oportunas.

Perdona y acepta también las decisiones que tomaron otros y que no contribuyeron a que tu sueño se lograra. Ellos también hicieron lo mejor que pudieron.

¿Tienes ahora las manos vacías?, primero, úsalas para abrazarte y para abrazar a aquellas personas que te están brindando su apoyo.

Aprende

¿Qué aprendizaje de vida hay en esa experiencia?, ¿qué aprendiste? Míralo desde el enfoque constructivo. Acá no caben las críticas.

Un abrazo profundo de una pareja. es posible volver a soñar y a confiar

Deja que pasen unos días. Haz tu duelo. Si has perdido un sueño que significaba mucho para ti, hay que hacerle el duelo.

Luego de ese período, vuelve a tus manos, vuelve a mirar tus manos y vuelve a mirar tu corazón. Tienes nuevas oportunidades. ¡Hay tantas oportunidades!, sólo debes volver a mirar muy bien. Vuelve a mirar.

#1

Comienza a sembrar nuevamente

Comienza a sembrar nuevamente, pero esta vez siembra sueños cercanos a ti. Metas que puedes ir logrando y disfrutando paso a paso. Si sigues trabajando en ellas puedes lograr grandes sueños, tus grandes sueños. No grandes para otros, grandes o especiales para ti.

#2

Siembra sueños cercanos a ti

Así que visualiza tus nuevos sueños ¿qué quisieras ahora? No temas, puedes volver a creer y volver a soñar. Esta vez, vas a soñar cosas más cercanas a ti.

Mira tu realidad hoy, pero no para que te limite, simplemente, para saber desde qué punto partes. ¿Con cuánto tiempo cuentas hoy para dedicarte realmente a tu nuevo proyecto o sueño de vida? Quizás te has dado cuenta que solo quieres dedicarle unas pocas horas a esto. No pasa nada. Está bien. Lo importante es saber esos detalles para que no te imagines que le dedicarás 8 horas diarias a tu proyecto y que lo lograrás en un mes, cuando no va a ser así. Recuerda, ahora tienes más experiencia y sabes que las cosas funcionan diferente. Mira tus condiciones hoy.

#3

Recuerda tu PARA QUÉ

¿Para qué quieres lograr este sueño?, ¿cuál es tu “para qué”?… tu propósito? Siempre te lo digo, esta pregunta es clave. Quizás has cambiado de prioridades en tu nueva etapa de vida y, por ende, cambian los tiempos y los valores de los proyectos que te propones.

#4

Metas pequeñas y metas grandes

Ve consiguiendo metas pequeñas desde lo que estás viviendo y construyendo hoy … y si llegas hasta tu meta más grande ¡será espectacular! Si, en cambio, cumples con las metas más pequeñas y no llegas a tu meta más alta, también será maravilloso. De cualquiera de las dos formas estás viviendo tus sueños, solo que a diferente escala.

#5

Aterriza y personaliza tus sueños

Aterriza los sueños, hazlos tuyos, personalízalos. No tiene sentido querer lograr el sueño de otros, es de otros. Si tu sueño es cantar, ¡canta! Quizás no hagas un concierto en el Miami Arena o  en el Estadio Manchester City, pero si realmente tu sueño es cantar, puedes cantar en bares o restaurantes agradables de tu ciudad y, de esa manera, ya estarás compartiendo tu sueño de cantar. No necesitas un gran escenario para demostrar que te apasiona el baile o dar una gran conferencia, haz lo que te apasiona a escala pequeña, en otras palabras, a una escala CERCANA a ti y a lo que estás viviendo hoy. Quizás tu sueño es estar en paz con todo y con todos, entonces piensa qué tipo de actividades y actitudes pueden llevarte a lograr eso.

Ahora suena más fácil.  Yo pienso que sí, ¿Lo crees? Entonces, créalo.

#6

¿Cuál es tu realidad hoy?

¿Cuál es tu realidad hoy?, ¿con qué condiciones cuentas?, ¿qué tienes a tu favor?, ¿cómo puedes reducir los aspectos o condiciones que te limitan?, ¿cuáles son tus verdaderas fortalezas hoy?, ¿qué tiempo real le puedes dedicar a este nuevo proyecto?, ¿lo puedes desarrollar mientras sigues haciendo tus otras tareas y proyectos de vida?, ¿te puedes apoyar en tu red familiar y de amigos? Sé muy honesto/a contigo. Si conoces tu realidad y tu territorio hoy, tus pasos serán más reales y firmes. Recuerda ir a tu ritmo. Ya te conoces mejor y no hay presión. Sé un arquitecto/a de tus nuevos proyectos y disfruta cada pincelada, cada ladrillo, cada gota de sudor y cada sonrisa espontánea.

#7

Vuelve a soñar

Así que… vuelve a soñar.

Dile a tu niña interior, a tu niño interior: Por favor, vuelve a soñar.

(Mami, vuelve a soñar).

¡Que hoy sueñes tus sueños y los comiences a construir desde tu realidad!

Un abrazo,

Escucha esta canción ¡Ay Haití! Habla de esto: “… Aún hay tiempo de renacer…Volver a construir lo que se derribó…Volver a nacer, volver a creer…”

¿La escuchamos juntos? Mi deseo para ti es que vuelvas a construir aunque hayas sentido que se ha derrumbado todo o casi todo.

Recuerda visitarme en tuhistoriapersonal.com y escribirme a catalinagutierrez@tuhistoriapersonal.com. Y si te gustan los videos que hago, recuerda suscribirte en mi canal de Youtube.

 

Dejar un comentario