Aprendiendo a conocerte más para sufrir menos 

Aprendiendo a conocerte más para sufrir menos 

publicado en: Blog | 0

¿Te gusta la idea?

Entrar en el mundo de tu desarrollo personal es abrirle las puertas a la vida.

Nos convertimos en adultos que tenemos la capacidad para hablar de logros pero a quienes nos cuesta hablar de “fracasos”; adultos hábiles para decirle a alguien cómo debe hacer las cosas bien pero sin la habilidad para decir en público qué hemos hecho “mal” y qué podemos mejorar; adultos con la capacidad de hablar de cosas pero con dificultad para hablar de emociones.

Pero no es tarde ni para ti ni es tarde para mí.

(Más adelante te comparto un ejercicio sencillo).

Introdúcete en el mundo de tu desarrollo personal

Al principio puede costar un poco pero con el tiempo vas desarrollando la capacidad para hablar de lo que piensas realmente, lo que sientes, lo que necesitas y lo que estás construyendo.

Si cada uno se ocupara de sus propios pensamientos y emociones, no estaríamos interpretando y juzgando lo que otros piensan, sienten y hacen.

 

Mira en ti. Desarrollo personal

 

Lo que logras con tu desarrollo personal

 

¿Qué logras cuando te comunicas desde lo que realmente piensas y sientes?

  • Claridad para ti y para los otros.
  • Contribuyes al logro de objetivos (de los tuyos y los de otros).
  • Construyes proyectos de vida o de trabajo con bases más firmes. 
  • Evitas malentendidos.
  • Te sientes libre e invitas a otros –con tu ejemplo– a vivir en libertad.

 

Y ¿cómo entrar en el mundo del desarrollo personal?

 

Por el simple hecho de ser humano, pensar y sentir, ya estás en este camino. Pero entonces ¿cuál es la idea? que estemos despiertos mientras pensamos, sentimos y hacemos. En otras palabras que no pensemos, sintamos y actuemos como robots, con un control remoto o un piloto automático. ¿Te suena esto?

Aprende a escucharte y a sentirte. ¿Cómo? Esto no se enseña, ya está en ti. Puedes guardar silencio cuando alguien te pregunte algo para saber cómo te sientes al respecto. Te sientes: ilusionado con lo que te están preguntando o desanimado.

Tu desarrollo personal no es ajeno a ti, vive contigo así no le prestes atención

Alguien te pregunta: te ofrezco esta oportunidad profesional xxxx. Tú vas a responder inmediatamente. Noooo. Detente unos segundos. Aún no respondas. ¿Cómo te sentiste en el momento en el que te hicieron esa pregunta?, ¿te sentiste contento o desanimado? El cuerpo te lo expresa antes de que entre la mente a analizar.

Así que: ¡espera! No des aún la respuesta. Escúchate, luego puedes hacer algo de análisis, pero te digo: tu cuerpo es muy sabio, con análisis o sin análisis, ya sabe qué es lo indicado.

Cuando hablo de tu cuerpo me refiero a ¡TODO TU CUERPO! incluyendo tu corazón, tus sentidos.

Un mundo de desarrollo personal que solo te trae regalos

Te preguntan: ¿quieres casarte conmigo?, ¿quieres que vayamos de vacaciones a Bali?, ¿quieres montar esta empresa conmigo? O, algo tan sencillo como: ¿vamos a cine hoy?, ¿vamos al cumpleaños de Carol?

Tú ya sabes realmente qué quieres. Y no me estoy refiriendo a ser egoísta, estoy diciéndote:

  • Que vayas más allá.
  • Tu comunicación contigo mismo/a es más estrecha de lo que quizás imaginas.
  • A veces hacemos cosas por compromiso, porque la sociedad lo indica o por otras razones, pero cuando lo hacemos nos sentimos a medias porque no es realmente lo que queríamos hacer.
  • Algunos le llaman: aprender a comunicarse con tu niño/a interior. Otros se refieren al contacto con tu maestro o tu cercanía con Dios.

Hoy te invito a que te comuniques con tu niño o con tu niña interior.

Hoy te invito a que lo que hagas esté en coherencia con lo que quieres, con quien eres y con tu propósito de vida.

Entrar de manera despierta en el mundo del desarrollo personal es apasionante y un regalo enriquecedor.

¿Empezamos?, ¿nos adentramos en el mundo de tu desarrollo personal?

(Recuerda, soy coach y comunicadora. Acá algunos de mis servicios presenciales o por skype, según el caso. Servicios para ti, para empresa, para pareja).

¿Quieres aprender un ejercicio sencillo para observarte y mejorar hoy?

  1. Si fueras una emoción ¿qué emoción serías?, ¿por qué?
  2. Si pudieras elegir una emoción ¿qué emoción te gustaría ser hoy?, ¿por qué?
  3. ¿Qué puedes hacer hoy para que otros vean en ti esa emoción elegida?

¡Just do it! ¡Solo hazlo!

Recuerda ¡las mejores cosas son gratis! Una puesta de sol, salir a hablar y a reírte con tus amigos, amar, decir lo siento, decir te amo, caminar, bailar, conocerte y amarte como eres. 

Un abrazo,

Nombre de Catalina Gutierrez de Tu historia personal

 

Este es Nach y el tema ¡Gratis!

Lee: cómo hacer tu diario de emociones, la ventana de Johari, la rueda de la vida y la matriz DOFA aplicada a ti como persona.

Dejar un comentario