¿Es posible transformar la rabia?

¿Es posible transformar la rabia?

publicado en: Blog | 0

¿Rabia? Pero si yo nunca siento rabia ¡Jaja!

 

Hay dos palabras claves en el post de hoy: Rabia y comunicación

 

¿Te suena esto?, ¿rabia?, ¿alguna vez te has sentido enojado o con rabia?… ya sea en casa, en el trabajo o en la calle?

Yo creo que sí, pero si no es así, te felicito y te digo:

¡Este post de hoy no es para ti!

 

Si sigues leyendo significa que este tema te interesa. Confiésalo. Eres humano al igual que otros 7.500 millones de seres  que habitamos este mundo.

 

En este post encontrarás:

Aspectos que hay detrás de la rabia

Experimentar y abrazar la rabia. ¿Es posible?

La transformación de la rabia

El camino de la Comunicación Noviolenta

Pasos para ser PRACTICADOS

Imprimible

Resumen

Tema musical

 

¿Comenzamos?

 

Aspectos a tener en cuenta

 

Rabia

Enojo

Resentimiento

Furia

Exasperación

Indignación

Irritabilidad

Hostilidad

Odio

Violencia

 

No sé cuál de estas emociones es la que te toca más a ti, pero cualquiera de ellas tiene de fondo algo en común:

Piensas que alguien ha hecho algo incorrecto, que tú has hecho algo que no está bien o piensas que algo está mal.

Te lo repito:

 

Piensas que alguien ha hecho algo incorrecto, que tú has hecho algo que no está bien o piensas que algo está mal.

 

Hoy no te voy a contar como no volver a sentir rabia en toda tu vida. No soy santa, ni una maestra zen.

Hoy te voy a ayudar a entender tu rabia, a saber qué hay detrás de ella y a transformarla en favor de tu bienestar y del bienestar de los demás.

¿Te apetece?

Es un reto, es un camino, y ante todo es un regalo.

 

No la reprimas

Abraza tu rabia

 

La rabia al igual que otras emociones son mensajeros. Ya te he contado sobre esto antes.

Pues bien, si las emociones son mensajeros hay que abrir el sobre y ver qué hay. En otras palabras, hay que experimentar la emoción: si tienes tristeza y ganas de llorar… lloras. Si tienes ganas de celebrar y sonreir… ríes, si sientes ganas de gritar y explotar… gritas y expresas tu rabia (por favor, lee la nota 1).

Se trata de abrazar tu emoción. Aceptarla. Si la aceptas, la puedes observar y escuchar mejor… para saber qué hay detrás.

 

Nota importante 1:

No es expresarle tu rabia, odio o violencia a otro. Noooooooo. No se trata de eso. Luego trabajamos la relación con el otro o con lo otro que te está, supuestamente, causando la rabia.

Tampoco se trata de expresarte eso a ti. Nada de herir a alguien o herirte a ti. Noooo se trata de eso.

 

¿Entonces de que se trata?

 

Si tienes rabia haz lo que sientas que tú necesitas: gritar en un lugar en el que estés sola o solo, golpear una almohada, llorar, romper papeles… No puedes guardar algo que estás sintiendo, pero puedes ser cuidadoso/a a la hora de vivir tu rabia.

 

Es importante saber hasta qué nivel expresas tu rabia. ¡Gestiona el nivel!

Es importante saber en qué lugar expresas tu rabia. ¡Gestiona el lugar!

Y, por supuesto, en qué momento lo haces. ¡Gestiona el momento!

En otras palabras, se trata de aprender a gestionar la rabia.

 

Estarás pensando: “Acá falta algo…”, ¿a quién le expreso la rabia? Cuando leas todo el post creo que entenderás la razón por la que no menciono acá al otro personaje que tú crees que genera tu rabia.

 

¡Ay! Si hubiera conocido antes estas herramientas me hubiera evitado y le hubiera evitado algunos disgustos a otros. Pero bueno ¡de todo he aprendido! Afortunadamente. Así que por amor a ti y a otros, sigue leyendo.

 

A propósito de lo anterior, mira el texto que destacó Daniel Goleman en su libro La inteligencia emocional:

“Cualquiera puede ponerse furioso… eso es fácil. Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto y de la forma correcta… eso no es fácil”. (Aristóteles, Ética a Nicómaco).

¿Es fácil?, ¿es complicado?

Por experiencia propia, diría que ambos. Puede ser muy fácil cuando tomas consciencia de que te estás enojando o ya estás enojado. Y es muy complicado cuando estás sumergido en la experiencia y en la situación.  No ves nada más allá.

Y después de que has expresado la rabia,  ¿qué sigue?

 

Transforma la rabia

 

Lo que sigue es precioso.

Nota importante 2:

Si pones en práctica esto que ahora te voy a compartir, creo que irá desapareciendo el punto anterior. Es decir, el punto en el que te cuento: experimenta tu rabia. Ya no habrá que experimentarla porque la rabia se transformará.

Y todo lo que voy a compartir ahora contigo lo aprendí de un curso de Coaching, especialista en relaciones, en el que abordamos la Comunicación Noviolenta, CNV (así se escribe, haciendo referencia a la existencia de comunicación violenta y comunicación noviolenta). Luego he leído más sobre este maravilloso mundo desarrollado por Marshall B. Rosenberg. Te invito a que encuentres alguno o algunos de sus libros para aprender a entendernos mejor. Le haríamos un bien al mundo.

 

El camino de la comunicación o de la CNV:

 

Este es un camino. Imagínate que dibujas las palabras claves en el suelo, que las escribes en unas fichas o que, simplemente, vas subiendo unos escalones. Cada paso es importante.

Te añado un imprimible o pdf al final del post para que lo hagas.

No obstante, te cuento que hay escuelas y asociaciones de la CNV, y recuerda que puedes profundizar más con un profesional que te acompañe.

Y antes de hacer el camino, pregúntate:

¿Quiero entender?

 

Si la respuesta es SÍ, es el momento de hacer el camino. Si la respuesta es NO. Quizás sea mejor hacerlo otro día en el que estés preparado para entender, gestionar y transformar la rabia.

 

Paso 1

El hecho

 

Pregúntate cuál es el hecho que ha producido tu rabia.

Ejemplos:

Es un chico malcriado.

Ella lo traicionó.

El sistema de ese país es un caos.

Mi esposo es un holgazán.

Los ejemplos que te acabo de escribir NO son los indicados. No se está contando el hecho, se está evaluando o juzgando a una persona o situación. Debes contar el hecho sin evaluaciones ni valoraciones.

Ejemplos:

El chico golpeó a mi amigo mientras bailábamos.

Ella comenzó a salir con otra persona cuando aún estaba casada.

Los préstamos de bancos para empresarios extranjeros de este país tardan entre 3 y 9 meses.

Mi esposo se pone a ver series de tv cada vez que llega de trabajar.

 

PASO 2

Lo que pienso

 

A continuación expresa las ideas que te vienen a la cabeza cuando vez que sucede este hecho o cuando has visto lo que sucedió.

Así:

Cuando veo que… mi esposo se pone a ver series de tv cuando regresa de su trabajo…

Pienso…

Pienso que es un holgazán

… que no me ama

… que es un desconsiderado

… qué le han enseñado en su casa?

… qué el machismo ya no tiene espacio en el mundo de hoy

… que ojalá fuera diferente

… que yo no puedo hacerlo todo  en casa

… pienso en nuestro futuro

… pienso que quisiera que él me apoyara

Escúchate mientras dices o escribes lo que piensas. ¿Cuál de esas ideas es la que realmente resuena dentro de ti?, ¿cuál es la que más te toca?

 

Paso 3

Lo que siento

 

Expresa lo que te hace sentir eso. Conecta con los sentimientos y no con las ideas. Regálate un tiempo para conectar con lo que sientes.

Esto me hace sentir…

Enojada, triste, desprotegida, sola…

 

Paso 4

Necesito

 

Pienso entonces que necesito :

Sentirme amada. Necesito amor.

Necesito sentir que él me  apoya. Necesito apoyo.

Necesito sentirme valorada. Necesito valorarme y que me valoren.

 

Paso 5

Lo que pido

 

A continuación siguen las peticiones.

Las peticiones son acciones concretas que te gustaría que se realizaran para poder satisfacer tus necesidades.

Te sugiero que te pidas a ti primero y luego al otro.

Por ejemplo:

Con respecto a esto me pido:

Valorarme más. Respetar mi tiempo, mis espacios y mi descanso.

Por ejemplo:

Con respecto a la otra persona, le pido:

Llegar a un acuerdo para que cada uno tenga sus espacios de descanso y entretenimiento, así como los espacios para ayudar en labores de cena y hogar.

Que nos comuniquemos y nos escuchemos más.

¿Estarías dispuesto a…?

 

Al finalizar el camino entenderás qué hay realmente detrás de tu rabia. Identificarás la necesidad que no ha sido satisfecha en esa situación. Quizás salgan varias necesidades, pero debo decir que hay una necesidad clave que es la que desata lo demás. Acá te he puesto un ejemplo sencillo para que puedas entender los pasos. Te invito a que lo practiques y a que profundices más en la CNV.

 

Solo o con la otra persona

 

El camino de la CNV se puede realizar entre las personas implicadas, para entender un hecho y transformar la rabia  en emociones que construyan un espacio de entendimiento y bienestar.

El camino de la CNV también lo puedes realizar tú solo o sola para entender una situación, entenderte a ti y entender al otro. Asimismo, generas un proceso de aprendizaje que te lleva a transformar la rabia.

Adjunto un imprimible para que puedas comenzar a practicar este camino en casa o en tu oficina. Da igual si eres un señor, un joven, una madre soltera y empresaria, un diseñador de nombre, te aseguro que este camino no te va a defraudar. Practícalo y verás cómo se va volviendo cada vez más enriquecedor el gestionar tus emociones.

 

¿Qué causa la rabia?

 

Se dice que la rabia no te la causan otras personas o situaciones, la rabia te la causa lo que tú piensas sobre esas personas o situaciones.

En el momento en el que quieres entender qué está pasando

En el momento en el que quieres entender al otro

Y en el momento en el que te quieres entender a ti…

Se abre un espacio, una gran puerta que te permite empatizar.

No significa defender el comportamiento del otro. Este camino es para entender y transformar. Es un camino para construir y no para destruir. Es un camino que te ayuda a conocerte y a conocer a otros. Cuando entiendes al otro y te entiendes a ti, te das cuenta que lo que te causaba tu rabia eran ideas que tenías sobre el hecho y la persona. Solo ideas.

Cuando entiendes qué hay detrás de esas ideas y cuál es la verdadera necesidad ¡despiertas! y entonces la rabia se transforma.

El niño grosero que pelea con sus hermanos y sus padres, que se enoja porque le han quitado un juguete, quizás solo quizás… entre muchas otras cosas, el niño se esá sintiendo solo y no sabe como manifestarlo. Dice que tiene rabia con su hermano porque le quita sus juguetes pero… ¿es así?

El jefe que se mantiene de mal humor porque su equipo no trabaja lo suficientemente bien… ¿qué necesidad real tendrá no satisfecha que va más allá de cómo trabaja su equipo?

O la hija que le habla mal a su madre porque considera que es muy intensa… ¿qué es lo que realmente está sintiendo, necesitando y pidiendo?

Lo que hay detrás de la rabia

 

Conecta con tus necesidades

 

Hoy te hago una invitación a que conectes con tus necesidades y a que mires qué es lo que realmente estás pidiendo. Asimismo, una gran invitación para que conectes con las necesidades del otro.

Escucha más allá de las palabras.

 

Yo quiero seguir aprendiendo. Esto me parece apasionante y lindo. Y a ti, ¿qué tal te parece?

 

Que vivas tu rabia como realmente la puedas gestionar. Puedes hacerlo. Es cuestión de aprendizaje y práctica.

Yo sigo practicando. Y si en el camino te das cuenta que aún no conectas con tus necesidades, ni con las necesidades  del otro, simplemente ¡vuelve a intentarlo!

 

RESUMEN:

  • Las emociones son mensajeras que traen un mensaje. Abrelo.
  • La rabia te está diciendo algo. Entiéndela.
  • Abraza y acepta tu rabia. No luches. Cuando luchamos no escuchamos. Cuando nos calmamos estamos preparados para entender.
  • No expreses tu rabia para herir a otros o a ti. Exprésala para que no te quedes con ella guardada. Gestiona cómo, dónde y en qué momento manifiestas tu enojo.
  • Trabaja, gestiona y transforma tu rabia entendiendo qué necesidad no cubierta está detrás.
  • Haz el camino de la comunicación: Cuando veo…, Pienso…, Siento…, Necesito…, y Pido…
  • Hazte un favor a ti, a los que te rodean y al mundo, ¡practica el camino de la comunicación!
  • Yo sigo practicando.

 

Y, como la mayoría de veces, te comparto un tema musical. Esta vez me gustaría compartir contigo el nuevo tema de Miley Cyrus llamado “Malibú”. Lo comparto porque más que sobre un lugar, pienso que habla de un estado… un estado de bienestar. Se refiere a un pasado en el que nunca se imaginó estar hoy viviendo lo que está viviendo. El desarrollo personal te permite conocerte más. Hoy soy inmensamente rica en el corazón y en mi mente gracias al camino que emprendí en el pasado de aceptarme, conocerme y tratar de ser mejor cada día.  El camino de la CNV puede intimidar a muchos. Pero creo que vale la pena esta maravillosa aventura.

 

Dejar un comentario