¿No encuentras salida a ese problema?

¿No encuentras salida a ese problema?

publicado en: Blog | 1

¡Manos a la obra!

Juntos vamos a encontrar la salida

¿Alguna vez te has sentido así? ¡Sin salida! El otro día, observé un pájaro dentro de las oficinas de Ruta N en Medellín, Colombia. La sede de Ruta N tiene cristales o ventanales, varias entradas de aire y algunas terrazas o balcones. Pues bien, al parecer, continuamente entran tórtolas, palomas y pájaros que luego no saben cómo salir de nuevo al exterior.

Revoloteaba desesperadamente

Este pájaro estaba junto al cristal, en la esquina superior izquierda que forman dos vidrios, a unos tres metros de altura. Revoloteaba desesperadamente. En el pasillo estaba yo observando la escena. En la parte inferior había varias ventanas abiertas. Pero el pájaro estaba en el mismo punto intentando salir. Un trabajador de mantenimiento del lugar me explicó que algunos pájaros llegan a morir en su intento por salir.

Me parecía increíble ver tantas salidas en la planta en la que yo me encontraba y que el pájaro se quedara en el mismo punto buscando una salida.

¿Ya viste que por ahí no es la salida? Pensé, como si le estuviera hablando a esta pequeña ave.

¿Cuántas veces nos sucede esto?, ¿buscar una salida a una situación o reto, obsesionados con una única solución? Perdemos de vista que el territorio y las posibilidades pueden ser más grandes y nos pueden ofrecer otras salidas.

Finalmente, trajeron una escalera -el techo es muy alto-, me subí con cuidado, tomé el pájaro y lo liberé a través de una pequeña  ventana abierta.

¡Qué descanso!

Creo que más claro no puede estar el tema de hoy.

¿No encuentras aún una salida a esa situación o reto?

Te invito a:

1

Descansar

Antes de realizar el ejercicio que te propongo, tómate un espacio para respirar tranquilamente y descansar. Puede ser, un fin de semana de descanso o una tarde en un parque.

2

Revisar

Tras este descanso realiza el siguiente ejercicio. Es muy sencillo. Revisa si ya intentaste dos o tres veces la misma solución sin lograr algún resultado. Si es así, no sigas revoloteando. No es por allí. Por lo menos, no en este momento.

3

Escribir

Haz una lista de otras posibles soluciones, sea que estén a tu alcance o no, sea que formen parte de tu estilo de vida o no, sea que estés dispuesto/a a hacerlo o no. Solo estás escribiendo, no le estás contando las soluciones a millones de personas. Es un escrito para ti, así que ¡arriésgate! Haz una lista de todas, repito: TODAS las posibles soluciones. Te aseguro que hay muchas. Cuando piensas que no hay más soluciones, siempre aparece una nueva en la lista.

4

Seleccionar

Divídelas en  soluciones “más fáciles” y soluciones más complejas. Puedes hacerlo con marcadores de colores. Selecciona un par de soluciones de la lista de las opciones fáciles. Dos opciones que puedas llevar a cabo y que te ayuden a encontrar ESA SALIDA. Haz lo mismo con las soluciones más complejas. Selecciona dos opciones que consideras son las indicadas.

5

Realizar

Reúne esas cuatro posibles salidas en una sola hoja y dales un orden. Vas a realizar lo que cada una de estas cuatro opciones indica para lograr aquello que quieres. Si al realizar la opción 1, lo logras, no es necesario que sigas con las demás. Pero si al hacerlo, no encuentras la salida, pasa a la opción 2, pasa a la opción 3 y a la 4. Seguro en una de esas 4 acciones vas a encontrar la salida. 

Adelante, puedes hacerlo. Confío en que puedes y podemos encontrar la salida.

A veces, sólo necesitamos mirar más allá de nuestras narices y olvidarnos de lo que usualmente haríamos en ese caso, pues, el pájaro llevaba horas en la misma esquina tratando de salir. ¿Tiene sentido? En algunas ocasiones hay que caminar más allá de tu zona para ver lo que hay en un área de posibilidades.

Mahatma  Gandhi (1869-1948) encontró  salidas diferentes a situaciones en las que otros solo veían la lucha armada.

¡Que hoy encuentres tu salida!

Si tu problema tiene que ver con aprender a tomar decisiones, lee este post.

Un abrazo,

 

 

 

Te comparto este precioso tema de la película The good dinosaur.  Si perteneces a la comunidad de Tu Historia Personal, sabes que me gusta compartir desde una composición con violín o piano, hasta un tema familiar, espiritual o de rock. La música es un lenguaje maravilloso.

Un comentario

  1. Hernando zuluaga
    | Responder

    Muy interesante cascarula y es un magnífico proceso para hallar soluciones a nuestros cotidianos problemas !!!

Dejar un comentario