Aprender a tomar decisiones

Aprender a tomar decisiones

publicado en: Blog | 4

¡Cuantas veces nos hemos quedado en el camino tomando decisiones!

… Decisiones de vida, de trabajo, de amor, de dinero, de relaciones de amigos, etc.

Pues bien, es hora de conocer aspectos y características que nos ayudarán a tomar decisiones.

 

En este post encontrarás:

  • Experiencia personal
  • Características de las decisiones. ¿Decisiones de vida o decisiones del día?
  • Tiempo para tomar una decisión
  • Cómo tomar una decisión
  • La relación de los valores con la toma de decisiones
  • Cuadro para tomar decisiones (imprimible)
  • Tema musical It’s time

 

¿Y de dónde resulta todo esto? Como siempre es fruto de la experiencia de las veces que me he pasado meses o segundos tomando decisiones; de las ocasiones en las que dejé pasar oportunidades por no tomar, en el tiempo justo, una decisión; y de los momentos en los que he tenido la capacidad para tomar la “mejor” decisión. Asimismo, recuerda que se incluye conocimiento relacionado con el desarrollo personal y el coaching.

 

Hoy si tomo decisiones

 

¿Qué es una decisión?

Según el Diccionario de la RAE:

Determinación, resolución que se toma o se da en una cosa dudosa.

Suena sencillo. Y muchas veces lo es. Pero otras…

 

¿Cómo convertirte o convertirnos en personas gestoras de toma de decisiones?

 

1

 

Eres una persona que decide a diario

No es opcional. No es una opción que seas una persona que debe tomar decisiones. En el día a día nos encontramos con experiencias que nos invitan a tomar decisiones. Es decir, eres un gestor de decisiones por el simple hecho de estar vivo y formar parte de una sociedad.

 

2

 

La importancia de las decisiones

¿La decisión que debes tomar es de “vida o muerte”, es importante para tu vida presente y futura o no implica algo trascendental?

 

Decisiones importantes vs. Decisiones irrelevantes

 

¿Debes decidir si te casas, si te divorcias, si te haces un tratamiento, si vendes tu empresa o cuál será el destino de tus vacaciones o en qué supermercado vas a hacer tu compra?

 

Posibilidad de matrimonio vs. el color de la pared de la oficina

 

?

 

Te invito a preguntarte:

Esta decisión es:

a. “De vida o muerte”

b. Importante para mi presente y mi futuro

c. O es una decisión diferente a a.b., es decir, es irrelevante

 

Y podrás pensar en este punto: mira Catalina, si es una decisión irrelevante para mi vida no tomo mucho tiempo en tomarla. Y yo te respondo: puede que sí o puede que no. En algunas ocasiones nos hemos encontrado bloqueados tomando una decisión “irrelevante”. Pues bien, hazte esa pregunta y ya habrás superado un punto importante en el proceso de la toma de decisiones.

 

 

3

 

Tiempo  para tomar una decisión

Ve a tu ritmo, no obstante, ten en cuenta que si es una decisión “irrelevante para tu vida” la puedes tomar en un tiempo corto: en el momento, en el día o durante la semana.

Si es una decisión que afecta tu vida, puedes tomarte más tiempo. ¿Cuánto?

 

Cuando la decisión es muy importante

Si es una decisión “de vida o muerte”, es importante que te tomes un buen tiempo. ¿Cuánto? El necesario… y no más del necesario. ¿Y cómo te das cuenta de esto? Cuando ya son muchos días sin poder dormir, te sientes inseguro/a de tomar la decisión correcta y, quizás, te muestras introvertido/a o agresivo/a. Es decir, que la toma de decisión está afectando tu día a día, tu calidad de vida y la calidad de vida de las personas que te rodean. En ese momento debes saber que ya estás tomando más tiempo del necesario.

 

El tiempo para tomar la decisión debe ser coherente o consecuente con la importancia de la decisión.

 

 

4

Asesórate

Es importante saber cuando asesorarte. Si es una decisión en un ámbito que tú no manejas bien, lo mejor es asesorarte de profesionales en la materia. Seguro has escuchado a alguien de tu familia o a algún compañero de trabajo diciendo: “yo le pregunté a mi vecina porque su esposo trabaja en un despacho de abogados… y ella dice que…”. Por favor, ve directamente a la fuente, si necesitas asesoría de un abogado no hables con el de los tomates o la señora de la planta de arriba, habla con un abogado. Si necesitas hablar con un médico, no hables con el de la tienda de productos de salud, o con el hijo de Eduardo, habla con el médico.

 

5

 

¿Te afecta solo a ti?

¿Esa decisión te afecta solo a ti o afecta a otras personas? Si te afecta solo a ti lo puedes gestionar tú, solo, sola. Si afecta también a otras personas, es importante consultarlo con ellas.

 

6

 

El horario para tomar las decisiones

Se que suena extraño, pero te voy a poner un ejemplo: crees que si es viernes, diez de la noche, y llevas toda la semana trabajando hasta tarde, te encuentras exhausto/a, ¿puedes tomar una buena decisión?, ¿podrías tomar una buena decisión en estas condiciones?

Por mi parte, en estos últimos dos años he aprendido que después de las 6 de la tarde no es una buena hora para que yo tome decisiones. ¿Y cuál es tu horario? Para tomar decisiones debes estar despierto/a, activo/a y al mismo tiempo relajado/a. Y da igual si es una decisión para tu empresa o para tu familia, si la decisión es importante dale la importancia que requiere.

 

7

 

Tu estado y tu espacio

Debes estar bien, sentirte bien. Cuando estás descansado/a, alimentado/a y en un ambiente cómodo y agradable, estás con gasolina y tienes el motor en buen estado para tomar buenas decisiones. Así que cuida tu físico, tu alimentación y descanso. Asimismo, cuida los espacios en los que te mueves, vives y trabajas. No es lo mismo tomar una decisión en un lugar limpio y organizado que en un espacio con poca luz y desorganizado.

 

8

 

Ponle fecha

Si es posible, pon una fecha para la toma de la decisión. No prolongues la toma de decisiones. La incertidumbre desgasta, cansa… a ti y a otros.

 

9

 

Lo peor y lo mejor

Pregúntate lo siguiente, con cada opción:

¿Qué es lo peor que puede suceder si tomo esta decisión?, ¿qué es lo mejor que me puede suceder si tomo esta decisión?

 

10

 

Placer y miedo

En tu vida te impulsa el miedo o el placer/amor. Piensa en dos o tres decisiones que hayas tomado en el pasado y saca tus conclusiones.

Por ejemplo: el año pasado Claudia dejó de ir a China por ir a Cartagena (Colombia) ¿Por qué tomó esta decisión? La verdad es que le daba miedo ir tan lejos. Ella es latina. ¿Para qué tomó esta decisión? Para sentirse protegida en un lugar ya conocido. ¿Decisión tomada por placer o miedo?

Otro ejemplo: hace un par de años Jorge vendió su empresa. Quería pasar más tiempo con su familia y disfrutar más de la vida con los ahorros que tenía. ¿Decisión tomada por placer o miedo?

Pregunta clave: ¿quiero decidir enfocado/a en el miedo o el placer/amor?, ¿quieres decidir por miedo o por placer/amor?

 

11

 

Los valores

¿Qué tienen que ver los valores con la toma de decisiones? Muchooooo.

Ejemplo: una persona muy obesa debe tomar la decisión de si entrar o no a un programa para reducir peso. Debe invertir parte de sus ahorros en ello. Esta persona sabe que es una decisión saludable en cuanto mejoraría su cuerpo y su salud. Su familia está encantada de que ella pueda formar parte de ese programa. Esta persona, a quien llamaremos Gabriela, tiene unos valores como cualquiera de nosotros.

Al mirar sus valores aparece en la lista: disfrutar. A Gabriela le encanta disfrutar de la vida, la comida y los buenos momentos. En su lista también está el tener una buena salud. Pero, claramente, el disfrute aparece como uno de sus valores más importantes, más importante aún que su salud. Gabriela se encuentra confundida pues sabe que debe hacer el programa, pero algo dentro de ella no quiere. Y quizá se pase un buen tiempo dándole vueltas a este asunto. ¿Qué está pasando? El valor del disfrute puede más que el de la salud. ¿Qué decisión tomará Gabriela?, ¿y esa decisión la tomará por y para ella o por y para su familia?

 

¿Ahora entiendes la importancia de los valores en la toma de decisiones?

Es importante que revises cuáles son tus valores a día de hoy (a veces cambian) y mira que exista coherencia entre tus valores y tus decisiones.

 

Coherencia entre mis valores y mis decisiones

 

 

12

 

El estado…

Alguna vez escuché que cuando tomas la decisión indicada te sientes en paz. Y, ¿sabes algo? creo que así es. A veces puedes sentirte confundido porque dejas atrás otra alternativa o posibilidades. Pero tarde o temprano, te sentirás en paz si esa decisión va en coherencia contigo, con tus valores, con tu propósito de vida.

Y si no es así, sucede lo contrario. Te sientes intranquilo, muchas personas se enferman o se sienten mal al tomar una decisión que no es coherente con sus valores.

 

¿En paz o intranquilo?

 

 

13

 

Y si no tomas una decisión…

Si no tomas una decisión, recuerda: estás tomando también una decisión. En otras palabras, si estás evitando tomar una decisión, al no hacerlo ya estás tomando un camino.

 

Creo que con estos aspectos ahora tengo más claro mi papel en la toma de mis decisiones. ¿Y tú?, ¿lo tienes claro?

Descarga este pdf imprimible para que aprendas a gestionar tu toma de decisiones. Si eres una persona que ya lo hace, no lo necesitas. Si eres alguien que está dándole vueltas a una toma de decisión importante, es perfecto para ti.

 

 

¡Que hoy tomes decisiones que te hagan sentir tranquilo/a y que te lleven a seguir creciendo y progresando en la vida!

Y si tu decisión hace que también otros progresen ¡mucho mejor!

Un abrazo,

Es un placer haber decidido continuar con mi blog. Disfruto compartiendo y aprendiendo. Hoy te dejo el tema It’s time de Imagine Dragons, interpretado por Violons & Co.

 

4 Comentarios

  1. Miguel Díaz
    | Responder

    Como siempre un material excelente, expuesto de forma secilla y práctica, listo para usar y sacarle el máximo partido.
    – Impresionante el pdf adjunto.

    • Catalina
      | Responder

      Miguel, muchas gracias. Me encanta cuando la gente escribe, comenta y/o comparte porque me hace recordar que hay una persona al otro lado, me hace saber que la “información” llega al otro lado, me hace sentir que estoy compartiendo realmente. Cada palabra que escribo y cada cosa que comparto lo hago desde mi espíritu aprendiz que ama sacar un tesoro de cada situación para poder aplicarlo y utilizarlo en diversos momentos de la vida… sea en casa, en la calle o en el trabajo. Nuevamente gracias Miguel

  2. Paco
    | Responder

    Me ha encantado. La vida es lara disfrutarse, pero se disfruta de una mejor manera si tomamos buenas decisiones. Claro, habrá ocasiones en las que erremos, pero debemos aprender de ello. Me parece muy correcto que nos recuerdes que al tomar decisiones podemos influir en la vida de un tercero, que evaluemos lo mejor y lo peor, que podemos satar tranquilos o intranquilos, pero muy impprrante que nuestras decisiones esten fundamentadas con valores.
    Te felicito y gracias por compartir y crear conciencia.
    Te mando un fuerte abrazo.

    • Catalina
      | Responder

      Hola Paco, gracias por compartir tus opiniones. Tocas varios temas, todos ellos importantes. Hablas de la relación de la toma de “buenas decisiones” con el disfrutar. Me parece muy oportuno. Si eres responsable de tu toma de decisiones puedes incidir más en tener una vida tranquila, y esto… ¿qué hará? que disfrutes más. Y “que nuestras decisiones estén fundamentadas con valores”… un buen resumen Paco. Un abrazo para ti también, y, nuevamente gracias por haber leído el post y haber compartido tus conclusiones.

Dejar un comentario