Desaprender para aprender

Desaprender para aprender

publicado en: Blog | 0

Transformando comportamientos

¿Podrías pintar el sol si nunca lo hubieras visto? Podrías pintar una creación del sol más no el “objeto” que hemos llamado sol.  O podrías pintarlo si alguien te lo describe, pero ¿podrías modelar algo que desconoces completamente?, ¿podrías repetir frases que nunca has escuchado?, ¿podrías repetir un comportamiento que nunca has visto? (Nota: en este punto me refiero al mundo que conocemos, al más común. No me refiero a otro tipo de temas relacionados con hechos sobrenaturales).

 

¡Adoptaste comportamientos!

Si hoy estás acostumbrado/a a suponer, a decir alguna mentira, a juzgar o a conducir tus relaciones de una manera determinada, es porque, entre otras muchas razones, en algún momento de tu vida adoptaste palabras que escuchaste o comportamientos que observaste. Tú no has podido crear palabras o comportamientos de la nada.

¿Dónde los pudiste haber escuchado o visto? Quizás en tu casa, en el colegio, en la universidad, en la calle, en la televisión, en las redes sociales, en el trabajo o en algún otro entorno. 

 

 

¿Por qué?

¿Y por qué adoptaste palabras y comportamientos que quizás no eran buenos o simplemente no querías? ¡Hay tantas razones! Estas son algunas de ellas: 

  • No tenías la capacidad y la suficiente información para determinar si era correcto o incorrecto.
  • Lo escuchabas o lo veías en tu entorno y eso te daba a entender que era común. Y a veces, los seres humanos pensamos que lo común es lo normal.
  • Te educaron diciéndote que eso era lo correcto.
  • Repetir esas frases o ese comportamiento era –o aún sigue siendo- motivo de alianza y de amor hacia el otro. Si te copio significa que te amo y que te apoyo, si no sigo lo que haces quizás te estoy dando la espalda.
  • No conociste o no has conocido algo diferente a ello.
  • Hacer lo contrario era o es una manera de demostrar que no quieres seguir esos comportamientos.
  • Estábamos dormidos o seguimos dormidos y aún no hemos despertado para ver que existen otras maneras diferentes de hablar, de comportarnos, de relacionarnos.

En otras palabras, porque nos dejamos domesticar adoptando ciertos comportamientos. Y quizás no nos domesticaron con el propósito de que nos comportáramos de esa manera, pero en el camino adoptamos muchas cosas (ideas, gestos y actitudes, entre otros aspectos) que contribuyeron y contribuyen a mejorar o a destruir nuestra vida.

 

No es una excusa

Pero esto no es una excusa. Es simplemente una manera de entender.

En tu camino –ahora que ya eres una persona adulta y responsable– has tenido y tienes la opción de observar, tomar consciencia, aprender y mejorar.

Si los chicos de este video saben diferenciar entre un buen comportamiento y uno incorrecto, ¿por qué tú no?

Es un buen momento para ser responsable y determinar cuáles de esos comportamientos e ideas quieres seguir adoptando, y cuáles quieres dejar ir porque consideras que no cumplen una buena función en tu vida.

Eliminar esos comportamientos

Si hoy, hoy, queremos comenzar a relacionarnos de una manera mejor: hay que DESAPRENDER lo aprendido, desadoptar lo adoptado, quitarnos la correa que permitimos que nos sujetaran al cuello o a la pierna.

Lo más simpático de todo es que si buscamos la correa o la cadena (como la del cuento del elefante encadenado) no está ahí físicamente. El lazo lo hemos creado en nuestra mente.

 

Hoy la invitación es a:

 

  • Reconocer

Te invito a reconocer que existe ese lazo mental que nos une a frases y comportamientos adoptados.

  • Aceptar

Es importante reconocer y aceptar que son ideas que se fueron depositando en nuestra cabeza y que nosotros las dejamos vivir allí.

  • Desligar comportamientos de personas que amo

Hoy te invito a saber que esas ideas y comportamientos no son las personas que amé o que amo. Ellos no son perfectos, al igual que  tú y yo… son imperfectos. No tienes que seguir su comportamiento incorrecto y/o frases que frenan o destruyen por el hecho de que los amas.

  • Transformar comportamientos

Selecciona un comportamiento que quieres transformar. ¿Recuerdas dónde lo viste? Escribe, haz un pequeño esfuerzo. ¿Dónde lo pudiste haber observado?, ¿te gusta ese comportamiento? Si no te gusta, entiende que la persona que se comporta así lo hace con el nivel de conciencia que tiene o que tenía en ese momento.

Ejercicio

Decide si ese comportamiento te trae algo constructivo a tu vida. ¿Quieres seguir comportándote así? Si no es así, visualiza (imagina) que te estás comportando de esa manera, imagina que tomas una foto a la escena y toma esa foto en tus manos. Luego rompe la foto.  Si no estás seguro o segura de que lo has hecho bien, repite este proceso. Rompe la foto varias veces si es necesario.

Ahora imagina que te comportas como realmente quieres hacerlo, que te comportas de manera sana y constructiva. Ponle color a la escena, ponle sonido. Imagina la escena con detalles. Siente lo que sentirías comportándote de esa manera. Imagina un control en tu mano y súbele los colores o el brillo a la imagen, mejora el volumen, intensifica las emociones. Cuando sientas que estás viviendo esa escena al 100 % toma una foto y consérvala en tu mente o en tu corazón.

  • Practicar

Cuando se te presente nuevamente la oportunidad de comportarte de la manera anterior recuerda esa última foto que has tomado y juega el papel de tal manera que logres representar esa foto. Al inicio quizás te cueste hacerlo, por ello te sugiero que juegues el papel, pero con la práctica lograrás ir adoptando ese nuevo comportamiento.

 

21 o 40 días

Para generar nuevos hábitos y comportamientos se sugiere que practiques o repitas la acción durante 21 días, no obstante, cuando investigas un poco más te das cuenta de que los expertos realmente sugieren 40 días, este es el tiempo en el que se generan en ti verdaderos cambios. Aunque vale la pena mencionar un estudio británico llevado a cabo en el University College de Londres que ha demostrado que hacen falta 66 días para que se cree un hábito y pueda mantenerse durante años.

 

Prueba

Sea el período que elijas, prueba. Se trata de que tu cerebro asimile los cambios de tal manera que al final los realice de manera automática.

 

Nuestra historia es el resultado de tantas cosas. Hoy tenemos la oportunidad de responsabilizarnos de nuestras acciones y palabras. Despertemos para poder observar nuevamente. Esta es una manera de transformar comportamientos.

Que hoy abras más los ojos y el corazón para volver a ver, y que te des la oportunidad de desaprender.

Un abrazo,

 

A continuación te comparto un tema de JJ Heller. El título de la canción es This year (Este año) y aunque ya pasó la celebración de comienzo de año, pienso que cada día tienes la oportunidad de hacer ajustes en tu vida que generen un nuevo y maravilloso período. Recuerda leer los posts anteriores que forman parte de la serie de relaciones: te relacionas desde el amor o el odio, malentendidos, suposiciones y mentiras.

 

This year

Parte de la traducción de la canción This year (Este año):

Este año no voy a mirar quién fui en el pasado porque voy a ser alguien que nunca he visto antes.

No vale la pena vivir lamentándonos. Luchemos una buena batalla. Entrenemos nuestros ojos para encontrar la luz y hacer de este año el mejor. Comenzando ahora mismo. Feliz nuevo año.

Dejar un comentario